Porque no todo vale.

01-04-2018

Como ya sabéis llevo 3 meses practicando Yoga y para ello, me tenia que comprar una esterilla que no resbalara y que fuera adecuada a mis maltrechas rodillas. Mi entrenadora, me recomendó un sitio especializado de yoga.

 

Soy una mujer muy ocupada y me resulto dificil ir hasta la tienda que estaba en madrid capital por lo que me compre una en decathlon,elegi la mas  cara, pensando que el dinero daba calidad y pensé que decatlon era un sitio de deportes muy polivalente.

 

Cuando mi profesora vio la esterilla me dijo: lo siento no sirve, debes ir a la tienda especializada que te recomendé..

 

Yo como soy rebelde y hago lo que me da la gana y  lo peor sigo sin tener tiempo, busqué en amazon, “ Esterilla para yoga”  tuve especial cuidado que fuera solo para la practica de yoga y no pilates ni nada parecido. compre una no muy cara  pero con buenas opiniones on line.

 

Cuando mi profesora la vio me dijo: lo siento no sirve, te dije que debes ir a la tienda especializada.

 

Así que al final me decidí por ir a la tienda recomendada por mi profesora ya que me había gastado mucho dinero en esterillas para tirarlas a la basura y lo peor es que estaba cansada de resbalarme en cada asana o postura de yoga.

 

Por fin, conseguí mi esterilla de yoga adecuada a mi peso, a mi complexión y me gaste algo mas de dinero que con las anteriores pero si sumas el dinero que  ya había invertido en las otras para al final solo ocupar sitio en mi casa, la esterilla recomendada por un profesional para mi resultó barata.

 

Cuando vino la bloguera Bea Uri que por cierto también es  yogi a mi centro y tras una charla con ella, me di cuenta que la compra de mi esterilla, las dos primeras infructuosas y la tercera la adecuada porque fue la recomendada por un especialista en yoga era igual que las cremas que compran mis clientas antes de conocerme, dinero gastado y tirado a la basura que al final solo sirven para adornar las estanterías del baño, el mismo baño en el que te miras los granos y las marcas cada mañana.

 

Da igual que las compren en un super o corte inglés, que en una farmacia , no es una crema adecuada a ti, no es la que tu necesitas, no va a solucionar tu problema.Ni La vendedora de la perfumería, ni el mancebo de la farmacia sabe de cremas y sus activos, más allá de lo que les han explicado los fabricantes.

 

Por ello, si quieres que tu piel esté bonita,  sana y luminosa, no compres las cremas en esos establecimientos que son mi decatlon, mi amazon , acude a un centro de belleza, o si acudes a mi centro  mejor, porque yo soy tu especialista en belleza al igual que lo fue el vendedor de mi tienda especializada de yoga que me recomendó la esterilla para mi.

Invierte tu dinero con cabeza y pon tus sueños en manos de quien puede cumplirlos.  Foto de persona tras el uso de mis cremas durante 3 meses.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado?
Si te gustó, compártelo con tus amigos en tus redes
O suscríbete a mi blog