Estilo de vida

17-12-2017

Os hablare de como me cuido, y de paso os contare cual ha sido mi propósito para el año 2018.

El deporte nunca ha sido mi aliado pero llegados los 45 años he notado que mis articulaciones no estaban bien, mis rodillas me iban dando avisos de dolor y tengo tendinítis en el codo.

Por lo que me he adentrado en el mundo Yoga Integral. Nina,mi profesora me ayuda con las asanas o las posturas fortaleciendo mis piernas, mis abdominales y el cuello ya que mis cervicales están muy dañadas gracias a tantos años de estudio con el cuello forzado.

Y lo mejor es que es muy inspiradora, meditamos juntas, respirando de forma consciente, inhalando paz y amor y exhalando rencor, infelicidad, todo aquello que no necesito para ser feliz y me recuerda que la felicidad esta en nosotros, solo debemos ser conscientes de pequeños detalles y ser agradecidos.

La gratitud sincera nos revela su secreto, si aprendes a dar las gracias por todo lo cotidiano que te facilita la vida sin darle importancia, le dotas de la verdadera importancia,una ducha caliente que reconforta tanto como un abrazo, un café humeante y la sonrisa de un niño que te cruzas por el camino al trabajo, la suma de todas aquellas cosas diarias y nuestra gratitud hacia ellas nos permitirá ser tan felices como queramos.

Llevo solo 4 sesiones y mi profe ya ha notado mi cambio, esta intentando corregir mi mala higiene postural y estoy convencida que voy a conseguir ser tan elástica y ágil como cuando tenia 20 años pero eso si con mucha mas sabiduría, belleza interior, seguridad y confianza que cuando tenia 20 años.

Mi proposito:

Aprender a ser agradecida a  no quejarme y  ser ágil como un gamo.

 

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado?
Si te gustó, compártelo con tus amigos en tus redes
O suscríbete a mi blog