Autoestima

11-02-2018

Llevo 6  años tratando la piel de muchas personas, a veces entran por la puerta del centro que tenemos en Alcalá de Henares y solo preguntan por las limpiezas de cutis y les hago recomendación de cosmética porque quieren empezar a cuidarse.

Pero a veces, la mayoría, son llamadas de teléfono o emails que esconden entre sus letras o sus palabras, mucho dolor.

Nos buscan porque están desesperados, a veces incluso me llaman los padres de chavales que están sufriendo y los padres no sabiendo que hacer, me llaman en la búsqueda de la solución ante el drama que viven sus hijos, a veces son mujeres que a pesar de tener mas de 40 sufren acné adulto, han pasado por dermatólogos, se hacen análisis hormonales en  la búsqueda de algún fallo orgánico que justifique esos granos y cuando no pueden mas, me llaman.

Si y digo drama porque lo es, detrás de cada llamada, detrás de cada email hay una persona, joven o mayor que sufre, cundo se es joven, tienen complejos, los padres temen el buling y cuando son mayores, también viene el complejo, les cuesta presentarse ante sus clientes o sus jefes con la piel llena de granos y quistes, se tapan con maquillaje para evitar la mirada de la gente.

Cada vez que me enfrento a un caso de acné, me pongo en su piel, siento su dolor, después de tantos años, me he profesionalizado mucho porque he aprendido en tiempo de guerra, es decir, no suelo tener casos sencillos, me vienen los mas duros, las personas mas agotadas, mas desconfiadas, no quieren cremas, piensan que les voy a engañar, mi trabajo de Coach no solo es recomendar cremas, es romper esa barrera de la desconfianza, tenderles la mano y decir, ya esta.. ya paso, yo estoy aquí para ayudarte, confía en mi.

Los que confían en mi , el 90 % acaban curándose por fuera y también por dentro. Consigo que la autoestima les  suba y que se maquillen menos, les hago sentirse arropados y seguros, ya nunca mas estarán solos  y su acné poco a poco ira desvaneciéndose, por el resultado de un buen diagnostico, una buena cosmética y alguno de los láseres que tenemos, dejando a su paso una persona renovada, feliz y capaz de comerse el mundo.

Cada día aprendo mas y lo hago gracias a vosotros que confiáis en mi a pesar de haber sufrido tanto dolor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado?
Si te gustó, compártelo con tus amigos en tus redes
O suscríbete a mi blog